18 de noviembre de 2017

Un descubrimiento

Por qué, me pregunto a veces. Por qué.
¿Mi deseo era ambiguo?
¿Mi deseo no era claro?
¿Deseaba un hijo? ¿No lo deseaba?
¿Me daba miedo?
¡Claro que me daba miedo pero lo deseaba!
¿Sentía que mi casa no era suficiente para albergarlo?
¿Mi casa, mi útero, mi nido?
¿Intentaba crear otro lugar para albergar a mi bebé por las dudas de que mi propio útero no fuera un lugar seguro?
¿Mi útero ya estaba ocupado?
¿Por quién?
Configurar la historia. Entrar en los terrenos escabrosos, desmalezar lo que quedó, traer claridad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario