6 de diciembre de 2015

Palabras de mamá

Ayer, un pequeño diálogo con mi mamá.

-Mamá... no sé si lo digo desde el cansacio o qué pero... ya no quiero tener hijos.
-...
-Si los embarazos hubieran salido adelante... yo... pero ya no puedo más.
-...
-Es que... no sé... no quiero que pienses que me siento mal por esto que me pasa. Siento que seguir por este camino está mal. Esto me hace mal. 
-...
-Quiero decir, no me arrepiento ni un gramo de haber recorrido este camino. No sería la persona que soy hoy.
-Eso es verdad.
 -Pero hoy miro a las embarazadas y no las envidio. No deseo eso para mi. Ya no quiero gestar. ¿Qué me pasa?
-Te voy a regalar una definición de felicidad. Porque creo que a pesar de que esto no resultó como vos creías yo veo en vos una persona feliz.
-Ay, mamá...
-En serio, escuchame...ser feliz no es andar sonriente todo el tiempo. Ser feliz es tener coraje y dignididad. Y vos tenés esas dos cosas. No te faltó coraje ni tampoco dignidad. Sos un ser hermoso. Y no lo digo porque seas mi hija sino porque es la verdad.
-Mama... vos luchaste tanto para tenerme... en los embarazos... y yo...
-¡Y vos sos otra persona! NO tenés que seguir mis pasos. Somos dos personas distintas. Liberate de mi historia. Conmigo no tenés ningún mandato que cumplir. ¡Hacé lo que quieras!
-Ay, mamá...
-Flor, si alguna vez te vuelve el deseo... sabés que siempre podés volver a buscar. Pero no hagas de esto un círculo. No pases por el mismo lugar. ¡Espiralá! Las espirales son vida.
-Las espirales... como el adn.
-Exacto. VIDA.
-Gracias, mamá.
-Te quiero mucho.

3 comentarios:

  1. Me han gustado mucho tus dos últimas entradas. Son duras, pero están llenas de honestidad y sabiduría :)

    Igual que cuando sentiste que era que sí, fuiste a por ello; ahora que sientes que es que no, haces bien en respetarte. Si dentro de un tiempo te vuelven las ganas, genial; y si no te vuelven nunca, genial también.

    Personalmente, me he sentido muy identificada con tus palabras. Ahora mismo no tengo ninguna gana de seguir con los tratamientos. Y supongo que es normal. Son muchas decepciones y mucho sufrimiento. Además, ¡se vive tan bien sin pinchazos, hormonas, ecografías, calendarios...!

    En fin, que te entiendo y te apoyo, ya sean sentimientos pasajeros o definitivos. ¡Un abrazo transatlántico!

    ResponderEliminar
  2. Hermosa, es muy reparador que puedas tener estas charlas con tu mamá. Te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Reescribo lo que dice Remedios Morales...me ha emocionado mucho esta conversación con tu madre que se nota que es una persona de alma limpia. Yo tambien me siento un poco así ahora mismo,llevo ya meses sin ttos (solo hago acupuntura) y se está tan bien! mi mente y cuerpo necesitaban tambien liberarse de esto.
    A ratos pienso que tengo que empezar a pensar en una posible vida sin hijos...y que puede ser..porque no??
    No sé..pienso que mejor dejar surgir lo que tenga que surgir, dejar que el corazón mande, a veces solo basta con escuharlo un poquito.
    Te mando serenidad y ánimo.
    Majo.

    ResponderEliminar