13 de mayo de 2014

Cuando el inconsciente quiere que sueltes

Soñé que estaba en una habitación jugando con un autito a control remoto (nótese la connotación técnica de mi sueño). Yo tenía el control remoto en mis manos e intentaba que el autito se subiera a una rampita y se metiera en una ranura que había en la pared. Una vez que se metía allí, mágicamente aparecía un autito mejor. De modo que ese era el juego: subirlo por la rampa, meterlo en la ranura y que me dieran un mejor auto. El juego era simple, unas maniobras aquí y allá con el control remoto y se conseguía el resultado. Pero a medida que avanzaban los niveles todo se hacía más complicado. MI auto era mejor pero aparecían otros autos que obstaculizaban mi auto. Y luego estos autos se volvían agresivos e intentaba chocarlo. Por último ya no eran sólo autos sino manos gigantes (sí, manos enormes) que tomaban mi autito y lo estrellaban contra la pared. En ese punto, yo soltaba el control remoto y decía: no, así no se puede jugar, con este controlcito de mierda no puedo contra esto tan grande.

En otro sueño muy psicolélico aparecía una mujer con un niño de cinco años que me decía: tenés que encontrar la palabra "birthday" que traducido literalmente al castellano significa "día de nacimiento". 

3 comentarios:

  1. Es genial como la mente hace su laburito de noche, procesa que te procesa :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, tengo sueños muy vívidos. El otro día hablaba con mi hermano que está a punto de ser padre y fue a comprar un cochecito para su hijo. Me contaba que había mil modelos, que era difícil elegir, que los precios, que blabla, a lo que yo le respondí: pero eso es como comprarse un auto! CHAN.

    ResponderEliminar
  3. Aaaah, pero sos gol para un psicólogo!! Vas con el trabajo hecho! Avance, avance con coraje que al final, siempre hay luz! Beso grande :)

    ResponderEliminar