20 de noviembre de 2014

7

Que tengan fuerza.
Ese fue el deseo que me salió decir sobre mis embrioncitos hace un par de semanas en terapia.
Hoy, en vísperas de mi transferencia, me llama mi hermano por teléfono.
-¿Y como estás para mañana?
-¡Y cómo querés que esté! ¡Mañana me ponen los pibes!
Me ponen los pibes. Una frase que me salió del alma.
Mañana, amores míos, no tengan miedo.
Yo les voy a dar mi fuerza.

7 comentarios:

  1. Mucha fuerza y mucho ánimo!! Esos pibes que se pongan guapos que mamá les tiene preparada una camita hermosa!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Mil abrazos, Mil abrazos, mil abrazos. Estamos todos haciendo fuerzas.

    ResponderEliminar
  3. Vamos, gaviotas!! Las estamos esperando!!!
    Espero que las semanas de pasen rápidas y alegres... ya nos irás contando! :-)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias bellas, por todos sus comentarios. Las fuerzas, los abrazos, las palabras llegan a lo hondo de mi corazón!

    ResponderEliminar