9 de diciembre de 2014

La Roja

Llegó.
Con dolor.
Con mucho dolor, cólicos, algo espantoso.
Tomé ibuprofeno y me calmó. 
Lloré.
Me bañé como tres veces.
Me abracé a él.
Adelgacé de un saque todo lo que había engordado, desde la primera FIV de agosto hasta ahora.
Se me deshincharon los tobillos.
Se me fueron los granos.
Me volvieron algo de las fuerzas perdidas.
Y algo de curiosidad. 

2 comentarios:

  1. Te quitaste el peso de encima y ahora es momento de pasar pagina, de reencontrarte, de aprender de nuevo a vivir. Mucha fuerza para estos días.

    ResponderEliminar
  2. Cuando me enfrentaba a mi primer tratamiento, pensaba que el día que me viniera la regla sería terrible, porque evidenciaría que no me había quedado embarazada. No fue así, al contrario: fue un alivio, un reencuentro, un nuevo comienzo. Lo mismo me ocurrió todas las veces siguientes.

    Te entiendo perfectamente. Mucho ánimo y a recuperarse poquito a poco :)

    ResponderEliminar