24 de julio de 2014

Fluir

La gran lección de mi vida está por comenzar: dejar de controlar. Entregarse al fluir de la vida. Cuando el mar se ha puesto bravo y las olas asechan no tiene sentido luchar contra ellas. Hay que abrazarse y mantenerse a flote con la confianza de que la corriente nos llevará a tierra firme otra vez.

8 comentarios:

  1. Pues si... pero qué dificil nos resulta a veces!!!

    Te he dejado un premio en mi ultimo post, está al final del todo!!

    ResponderEliminar
  2. Otro premio! :) Gracias Meri. Ya contestaré las preguntas!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias! Esperemos que esta sensación dureeee!

      Eliminar
  4. bufff yo era asi, lo tenia que tener todo en mi vida planificado! pero con la infertilidad es imposible! hay que dejarse llevar, porque las citas se caen, los planes se pausan por las esperas,....... llegó un momento en el que decidí que tenía que dejar de vivir así,....y aprendí a dejarme llevar.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Sí, linda, toda la luz para vos y tu Emilia que sabe muy bien de estas cosas.

      Eliminar